Un relé de estado sólido es un dispositivo interruptor electrónico que conmuta el paso de la electricidad cuando una pequeña corriente es aplicada en sus terminales de control.

Ventajas

El relé puede estar diseñado para conmutar corriente alterna o continua. Hace la misma función que el relé electromecánico, pero sin partes móviles.

Los relés de estado sólido utilizan semiconductores de potencia como tiristores y transistores para conmutar corrientes hasta más de 100 amperes.

Pueden conmutar a muy altas velocidades (del orden de milisegundos) en comparación a los electromecánicos, y no tienen contactos mecánicos que se desgasten.

Funcionamiento silencioso, un tamaño muy pequeño, una tensión de trabajo muy baja, todo esto en comparación con un relé electromecánico.

Sin chispas, no se producen arcos eléctricos, lo que permite ser usados en ambientes explosivos donde es crítico que no se produzcan chispas en la conexión y/o desconexión.

Recomendaciones de Instalacion

Tienden a quedar en circuito cerrado cuando fallan, mientras que los mecánicos suelen quedar abiertos, lo que es preferible.

Posibilidad de falsas conmutaciones debido a cargas transitorias, por la capacidad de conmutación mucho más rápida.

A la hora de aplicar este tipo de relés debe tenerse en cuenta su baja tolerancia para soportar sobrecargas momentáneas, comparado con los relés electromecánicos, y su mayor resistencia al paso de la corriente en su estado activo.

Topics
No hay Temas
Related Posts

Cargando las Conversaciones